Recetas tradicionales

Grubkit anuncia a su ganador para el concurso "Diseña tu propio"

Grubkit anuncia a su ganador para el concurso

Con la ayuda de sus ávidos fans, Grubkit se enorgullece de anunciar su nuevo Tagine Grubkit

El nuevo kit Tagine de Grubkit lleva la sabrosa cocina marroquí directamente a la puerta de su casa.

Hace unos meses, The Daily Meal Unido con el proveedor de recetas de ventanilla única Grubkit para ayudar con su Diseña tu propio Grubkit concurso y estamos aquí para anunciar los resultados. Con el concurso, el equipo de Grubkit buscaba crear un nuevo kit y animar a sus consumidores a ser parte de su producto, y los resultados fueron bastante emocionantes.

Anunciamos al ganador, el californiano Ed Colman, que encantó al equipo de Grubkit por sus ávidas habilidades en la cocina casera y su voluntad de trabajar con el equipo para crear el Grubkit perfecto. Con la ayuda de Ed, Grubkit se enorgullece de anunciar su kit Tagine con cuscús de azafrán. Este kit abre la puerta a la sabrosa cocina marroquí, con especias exóticas como cardamomo, cilantro y cúrcuma y otros ingredientes como albaricoques secos y ciruelas pasas, todos trabajando juntos para crear un plato complejo y sabroso. Para acompañar su sabroso banquete, incluso incluye una guarnición de cuscús marroquí con azafrán español.

Creado por el equipo formado por marido y mujer, Max y Barb, la misión de Grubkit es simple: animarte a cocinar fuera de tu zona de confort haciéndolo fácil con estas recetas preenvasadas. Estos kits eliminan las dudas sobre la cocina internacional, ya sea para encontrar un ingrediente duro o comprar algo a granel que cree que nunca volverá a usar. Todos los ingredientes medidos previamente son seleccionados a mano, saludables y orgánicos, y se le envían en envases biodegradables y compostables. Ya no tendrás miedo de la cocina internacional con sus paquetes de recetas fáciles de usar, así que echa un vistazo a lo que tienen para ofrecer en su sitio web.

Anne Dolce es la cocinera editora de The Daily Meal. Síguela en twitter @anniecdolce


¿Qué sucede REALMENTE con los ganadores de la casa de ensueño de HGTV?

Ganar el sorteo de la casa de ensueño de HGTV suena perfecto, ¿verdad? No tan rápido & # 8230 Si la historia es una indicación, ¡resulta que el sueño en realidad puede ser más una pesadilla!

Para celebrar el 25 aniversario del sorteo Dream Home de HGTV, la popular red de cable no escatima en gastos. El ganador no solo recibirá una extensa casa junto al mar de 3,300 pies cuadrados a 10 minutos de Newport, Rhode Island, sino que obtendrá una hipoteca de $ 250,000 y una casa rodante nueva.

Suena como el premio perfecto, y sin duda millones de participantes anteriores han pensado lo mismo. Pero, todos somos adultos aquí, así que sabemos que si algo suena demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea.

La & # 8220Reality & # 8221 de la televisión en casa de realidad

Resulta que no es inusual que los ganadores de concursos como este se vean obligados a vender las propiedades porque no pueden pagar los impuestos sobre la renta, los impuestos sobre la propiedad o incluso el mantenimiento. Incluso los ganadores de remodelaciones de casas a menudo deben vender.

Según HGTV, solo uno de los primeros 10 ganadores de Dream House ha podido conservar sus ganancias. Solo seis de los primeros 21 ganadores vivieron en sus nuevas excavaciones durante más de un año.

La "sobreviviente" más larga, la ganadora de 1998, mantuvo la casa de sus sueños en Florida durante ocho años antes de venderla. Pero después de sacar una hipoteca sobre el lugar para pagar sus impuestos, según la revista Country Living, lo usó solo como propiedad de vacaciones.

Cuando se hizo obvio que la mayoría de los ganadores no podían quedarse con sus premios, muchos optaron por tomar la opción en efectivo que HGTV comenzó a ofrecer. Otros vendieron sus casas premiadas, a menudo a sus constructores, y rara vez a su valor total.

¿Cuál es el problema con las casas de ensueño, de todos modos?

Impuestos, sobre todo. Dado que las ganancias se consideran ingresos, el tío Sam quiere su parte. Y a menudo, también lo hace el estado en el que se encuentra la propiedad, al igual que otras jurisdicciones locales que pueden tener autoridad fiscal.

Si tiene la suerte de ganar una casa de ensueño de HGTV, será responsable de los impuestos federales sobre la renta sobre el valor de la propiedad o las mejoras, más el impuesto sobre la renta estatal, según su estado de residencia. Eso significa que pagará impuestos a su tasa marginal porque el valor del premio se suma a los ingresos que haya obtenido del empleo y las inversiones.

Otro problema: la mayoría de los premios de casas de ensueño están ubicados en áreas con costos de vida más altos. Compuesto que aún más con los impuestos a la propiedad, los costos de seguros, servicios públicos y mantenimiento de los propietarios de viviendas son cargos recurrentes. Ah, y no olvidemos & # 8230, puede que tenga que amueblar el lugar.

La mayoría de las personas no pueden recibir el golpe si optan por quedarse con la propiedad, por lo que toman el dinero y huyen. Sin embargo, si elige la opción en efectivo, que en el ejemplo anterior es "solo" $ 1.262 millones, los federales le cobrarían un poco menos de $ 500,000. También deberías impuestos estatales sobre la renta, pero no habría ningún impuesto a la propiedad. Bonita y pequeña ganancia inesperada.

(LEER MÁS: Los costos reales de voltear la casa que HGTV no muestra & # 8217t)

Una instantánea de los ganadores anteriores

El ganador de 2007 terminó declarándose en bancarrota, en parte porque no podía pagar la mansión de $ 2.5 millones en Texas que ganó, aunque no por falta de esfuerzo. Enumeró el lugar por $ 5,5 millones, pero después de que entró en ejecución hipotecaria se vendió por $ 1,43 millones, $ 1 millón menos de lo que la comunidad inmobiliaria local dijo que valía.

La ganadora de 2008 habría tenido que pagar impuestos sobre las ventas de aproximadamente $ 700,000 más $ 20,000 más anualmente por impuestos a la propiedad, por lo que vendió su nueva casa en los Cayos de Florida por $ 1.65 millones. Pero solo 14 meses después, su comprador lo puso a la venta por $ 1.599 millones. Tardaron dos años más en venderse y por solo $ 899.000.

El impuesto sobre las ventas de la casa de 2009 fue de $ 500,000 y el impuesto a la propiedad fue de $ 25,000. Entonces, tres meses después de ganar la mansión de Sonoma, California, el ganador la vendió por $ 2.2 millones. El comprador fue el constructor, quien subió un 10% y lo vendió. Pero hubo un punto brillante: el ganador donó el contenido de la casa, valorado en $ 187,000, a la caridad.

La ganadora de 2010 también se hizo un gran corte de pelo cuando vendió la casa de Nuevo México que ganó. Lo puso en venta por $ 1.195 millones, solo para venderlo por $ 899,000.

Los ganadores de 2011 intentaron usar su nuevo albergue con acceso directo a las pistas de esquí de Vermont como casa de vacaciones, pero solo lograron usarlo cinco veces antes de decidirse a venderlo, informa Tedesco. El lugar se vendió por $ 2.7 millones, más de un millón menos que los $ 3.8 millones que HGTV dijo que valía.

La ganadora de 2019, Beverly Fulkerson de Osgood, Indiana, ganó un retiro de montaña de 3650 pies cuadrados en Montana.

Finalmente, el ganador del año pasado en HGTV Dream Home se llevó a casa una casa de 3,500 pies cuadrados valorada en más de $ 2 millones en Pittsburgh, Pensilvania.

Aún no se sabe cómo les está yendo a los dos últimos ganadores, pero la moraleja de esta historia sigue siendo clara: a menos que los ganadores de este tipo de obsequios planeen vender los lugares que ya poseen y mudarse, probablemente no puedan pagar el golpe. Por otro lado, vender sus ganancias, o tomar el efectivo en su lugar, podría resultar en una buena ganancia.


¿Qué sucede REALMENTE con los ganadores de la casa de ensueño de HGTV?

Ganar el sorteo de la casa de ensueño de HGTV suena perfecto, ¿verdad? No tan rápido & # 8230 Si la historia es una indicación, ¡resulta que el sueño en realidad puede ser más una pesadilla!

Para celebrar el 25 aniversario del sorteo Dream Home de HGTV, la popular red de cable no escatima en gastos. El ganador no solo recibirá una extensa casa junto al mar de 3,300 pies cuadrados a 10 minutos de Newport, Rhode Island, sino que obtendrá una hipoteca de $ 250,000 y una casa rodante nueva.

Suena como el premio perfecto, y sin duda millones de participantes anteriores han pensado lo mismo. Pero, todos somos adultos aquí, así que sabemos que si algo suena demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea.

La & # 8220Reality & # 8221 de la televisión en casa de realidad

Resulta que no es inusual que los ganadores de concursos como este se vean obligados a vender las propiedades porque no pueden pagar los impuestos sobre la renta, los impuestos sobre la propiedad o incluso el mantenimiento. Incluso los ganadores de remodelaciones de casas a menudo deben vender.

Según HGTV, solo uno de los primeros 10 ganadores de Dream House ha podido conservar sus ganancias. Solo seis de los primeros 21 ganadores vivieron en sus nuevas excavaciones durante más de un año.

La "sobreviviente" más larga, la ganadora de 1998, mantuvo la casa de sus sueños en Florida durante ocho años antes de venderla. Pero después de sacar una hipoteca sobre el lugar para pagar sus impuestos, según la revista Country Living, lo usó solo como propiedad de vacaciones.

Cuando se hizo evidente que la mayoría de los ganadores no podían quedarse con sus premios, muchos optaron por tomar la opción en efectivo que HGTV comenzó a ofrecer. Otros vendieron sus casas premiadas, a menudo a sus constructores, y rara vez a su valor total.

¿Cuál es el problema con las casas de ensueño, de todos modos?

Impuestos, sobre todo. Dado que las ganancias se consideran ingresos, el tío Sam quiere su parte. Y a menudo, también lo hace el estado en el que se encuentra la propiedad, al igual que otras jurisdicciones locales que pueden tener autoridad fiscal.

Si tiene la suerte de ganar una casa de ensueño de HGTV, será responsable de los impuestos federales sobre la renta sobre el valor de la propiedad o las mejoras, más el impuesto sobre la renta estatal, según su estado de residencia. Eso significa que pagará impuestos a su tasa marginal porque el valor del premio se suma a los ingresos que haya obtenido del empleo y las inversiones.

Otro problema: la mayoría de los premios de casas de ensueño están ubicados en áreas con costos de vida más altos. Compuesto que aún más con los impuestos a la propiedad, el seguro de los propietarios de viviendas, los servicios públicos y los costos de mantenimiento son cargos recurrentes. Ah, y no olvidemos & # 8230, puede que tenga que amueblar el lugar.

La mayoría de las personas no pueden recibir el golpe si optan por quedarse con la propiedad, por lo que toman el dinero y huyen. Sin embargo, si elige la opción en efectivo, que en el ejemplo anterior es "solo" $ 1.262 millones, los federales le cobrarían un poco menos de $ 500,000. También deberías impuestos estatales sobre la renta, pero no habría ningún impuesto a la propiedad. Bonita y pequeña ganancia inesperada.

(LEER MÁS: Los costos reales de voltear la casa que HGTV no muestra & # 8217t)

Una instantánea de los ganadores anteriores

El ganador de 2007 en realidad terminó declarándose en bancarrota, en parte porque no podía pagar la mansión de Texas de $ 2.5 millones que ganó, aunque no por falta de esfuerzo. Enumeró el lugar por $ 5,5 millones, pero después de que entró en ejecución hipotecaria se vendió por $ 1,43 millones, $ 1 millón menos de lo que la comunidad inmobiliaria local dijo que valía.

La ganadora de 2008 habría tenido que pagar impuestos sobre las ventas de aproximadamente $ 700,000 más $ 20,000 más anualmente por impuestos a la propiedad, por lo que vendió su nueva casa en los Cayos de Florida por $ 1.65 millones. Pero solo 14 meses después, su comprador lo puso a la venta por $ 1.599 millones. Tardaron dos años más en venderse y por solo $ 899.000.

El impuesto sobre las ventas de la casa de 2009 fue de $ 500,000 y el impuesto a la propiedad fue de $ 25,000. Entonces, tres meses después de ganar la mansión de Sonoma, California, el ganador la vendió por $ 2.2 millones. El comprador fue el constructor, quien subió un 10% y lo vendió. Pero hubo un punto brillante: el ganador donó el contenido de la casa, valorado en $ 187,000, a la caridad.

La ganadora de 2010 también se hizo un gran corte de pelo cuando vendió la casa de Nuevo México que ganó. Lo puso en venta por $ 1.195 millones, solo para venderlo por $ 899,000.

Los ganadores de 2011 intentaron usar su nuevo albergue con acceso directo a las pistas de esquí de Vermont como casa de vacaciones, pero solo lograron usarlo cinco veces antes de decidirse a venderlo, informa Tedesco. El lugar se vendió por $ 2.7 millones, más de un millón menos que los $ 3.8 millones que HGTV dijo que valía.

La ganadora de 2019, Beverly Fulkerson de Osgood, Indiana, ganó un retiro de montaña de 3650 pies cuadrados en Montana.

Finalmente, el ganador del año pasado en HGTV Dream Home se llevó a casa una casa de 3,500 pies cuadrados valorada en más de $ 2 millones en Pittsburgh, Pensilvania.

Aún no se sabe cómo les está yendo a los dos últimos ganadores, pero la moraleja de esta historia sigue siendo clara: a menos que los ganadores de este tipo de obsequios planeen vender los lugares que ya poseen y mudarse, probablemente no puedan pagar el golpe. Por otro lado, vender sus ganancias, o tomar el efectivo en su lugar, podría resultar en una buena ganancia.


¿Qué sucede REALMENTE con los ganadores de la casa de ensueño de HGTV?

Ganar el sorteo de la casa de ensueño de HGTV suena perfecto, ¿verdad? No tan rápido & # 8230 Si la historia es una indicación, ¡resulta que el sueño en realidad puede ser más una pesadilla!

Para celebrar el 25 aniversario del sorteo Dream Home de HGTV, la popular red de cable no escatima en gastos. El ganador no solo recibirá una extensa casa junto al mar de 3,300 pies cuadrados a 10 minutos de Newport, Rhode Island, sino que obtendrá una hipoteca de $ 250,000 y una casa rodante nueva.

Suena como el premio perfecto, y sin duda millones de participantes anteriores han pensado lo mismo. Pero, todos somos adultos aquí, así que sabemos que si algo suena demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea.

La & # 8220Reality & # 8221 de la televisión en casa de realidad

Resulta que no es inusual que los ganadores de concursos como este se vean obligados a vender las propiedades porque no pueden pagar los impuestos sobre la renta, los impuestos sobre la propiedad o incluso el mantenimiento. Incluso los ganadores de remodelaciones de casas a menudo deben vender.

Según HGTV, solo uno de los primeros 10 ganadores de Dream House ha podido conservar sus ganancias. Solo seis de los primeros 21 ganadores vivieron en sus nuevas excavaciones durante más de un año.

La "sobreviviente" más larga, la ganadora de 1998, mantuvo la casa de sus sueños en Florida durante ocho años antes de venderla. Pero después de sacar una hipoteca sobre el lugar para pagar sus impuestos, según la revista Country Living, lo usó solo como propiedad de vacaciones.

Cuando se hizo evidente que la mayoría de los ganadores no podían quedarse con sus premios, muchos optaron por tomar la opción en efectivo que HGTV comenzó a ofrecer. Otros vendieron sus casas premiadas, a menudo a sus constructores, y rara vez a su valor total.

¿Cuál es el problema con las casas de ensueño, de todos modos?

Impuestos, sobre todo. Dado que las ganancias se consideran ingresos, el tío Sam quiere su parte. Y a menudo, también lo hace el estado en el que se encuentra la propiedad, al igual que otras jurisdicciones locales que pueden tener autoridad fiscal.

Si tiene la suerte de ganar una casa de ensueño de HGTV, será responsable de los impuestos federales sobre la renta sobre el valor de la propiedad o las mejoras, más el impuesto sobre la renta estatal, según su estado de residencia. Eso significa que pagará impuestos a su tasa marginal porque el valor del premio se suma a los ingresos que haya obtenido del empleo y las inversiones.

Otro problema: la mayoría de los premios de casas de ensueño están ubicados en áreas con costos de vida más altos. Compuesto que aún más con los impuestos a la propiedad, el seguro de los propietarios de viviendas, los servicios públicos y los costos de mantenimiento son cargos recurrentes. Ah, y no olvidemos & # 8230, puede que tenga que amueblar el lugar.

La mayoría de las personas no pueden recibir el golpe si optan por quedarse con la propiedad, por lo que toman el dinero y huyen. Sin embargo, si elige la opción en efectivo, que en el ejemplo anterior es "solo" $ 1.262 millones, los federales le cobrarían un poco menos de $ 500,000. También deberías impuestos estatales sobre la renta, pero no habría ningún impuesto a la propiedad. Bonita y pequeña ganancia inesperada.

(LEER MÁS: Los costos reales de voltear la casa que HGTV no muestra & # 8217t)

Una instantánea de los ganadores anteriores

El ganador de 2007 terminó declarándose en bancarrota, en parte porque no podía pagar la mansión de $ 2.5 millones en Texas que ganó, aunque no por falta de esfuerzo. Enumeró el lugar por $ 5,5 millones, pero después de que entró en ejecución hipotecaria se vendió por $ 1,43 millones, $ 1 millón menos de lo que la comunidad inmobiliaria local dijo que valía.

La ganadora de 2008 habría tenido que pagar impuestos sobre las ventas de aproximadamente $ 700,000 más $ 20,000 más anualmente por impuestos a la propiedad, por lo que vendió su nueva casa en los Cayos de Florida por $ 1.65 millones. Pero solo 14 meses después, su comprador lo puso a la venta por $ 1.599 millones. Tardaron dos años más en venderse y por solo $ 899.000.

El impuesto sobre las ventas de la casa de 2009 fue de $ 500,000 y el impuesto a la propiedad fue de $ 25,000. Entonces, tres meses después de ganar la mansión de Sonoma, California, el ganador la vendió por $ 2.2 millones. El comprador fue el constructor, quien subió un 10% y lo vendió. Pero hubo un punto brillante: el ganador donó el contenido de la casa, valorado en $ 187,000, a la caridad.

La ganadora de 2010 también se hizo un gran corte de pelo cuando vendió la casa de Nuevo México que ganó. Lo puso en venta por $ 1.195 millones, solo para venderlo por $ 899,000.

Los ganadores de 2011 intentaron usar su nuevo albergue con acceso directo a las pistas de esquí de Vermont como casa de vacaciones, pero solo lograron usarlo cinco veces antes de decidirse a venderlo, informa Tedesco. El lugar se vendió por $ 2.7 millones, más de un millón menos que los $ 3.8 millones que HGTV dijo que valía.

La ganadora de 2019, Beverly Fulkerson de Osgood, Indiana, ganó un retiro de montaña de 3650 pies cuadrados en Montana.

Finalmente, el ganador del año pasado en HGTV Dream Home se llevó a casa una casa de 3,500 pies cuadrados valorada en más de $ 2 millones en Pittsburgh, Pensilvania.

Aún no se sabe cómo les está yendo a los dos últimos ganadores, pero la moraleja de esta historia sigue siendo clara: a menos que los ganadores de este tipo de obsequios planeen vender los lugares que ya poseen y mudarse, probablemente no puedan pagar el golpe. Por otro lado, vender sus ganancias, o tomar el efectivo en su lugar, podría resultar en una buena ganancia.


¿Qué sucede REALMENTE con los ganadores de la casa de ensueño de HGTV?

Ganar el sorteo de la casa de ensueño de HGTV suena perfecto, ¿verdad? No tan rápido & # 8230 Si la historia es una indicación, ¡resulta que el sueño en realidad puede ser más una pesadilla!

Para celebrar el 25 aniversario del sorteo Dream Home de HGTV, la popular red de cable no escatima en gastos. El ganador no solo recibirá una extensa casa junto al mar de 3,300 pies cuadrados a 10 minutos de Newport, Rhode Island, sino que obtendrá una hipoteca de $ 250,000 y una casa rodante nueva.

Suena como el premio perfecto, y sin duda millones de participantes anteriores han pensado lo mismo. Pero, todos somos adultos aquí, así que sabemos que si algo suena demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea.

La & # 8220Reality & # 8221 de la televisión en casa de realidad

Resulta que no es inusual que los ganadores de concursos como este se vean obligados a vender las propiedades porque no pueden pagar los impuestos sobre la renta, los impuestos sobre la propiedad o incluso el mantenimiento. Incluso los ganadores de remodelaciones de casas a menudo deben vender.

Según HGTV, solo uno de los primeros 10 ganadores de Dream House ha podido conservar sus ganancias. Solo seis de los primeros 21 ganadores vivieron en sus nuevas excavaciones durante más de un año.

La "sobreviviente" más larga, la ganadora de 1998, mantuvo la casa de sus sueños en Florida durante ocho años antes de venderla. Pero después de sacar una hipoteca sobre el lugar para pagar sus impuestos, según la revista Country Living, lo usó solo como propiedad de vacaciones.

Cuando se hizo evidente que la mayoría de los ganadores no podían quedarse con sus premios, muchos optaron por tomar la opción en efectivo que HGTV comenzó a ofrecer. Otros vendieron sus casas premiadas, a menudo a sus constructores, y rara vez a su valor total.

¿Cuál es el problema con las casas de ensueño, de todos modos?

Impuestos, sobre todo. Dado que las ganancias se consideran ingresos, el tío Sam quiere su parte. Y a menudo, también lo hace el estado en el que se encuentra la propiedad, al igual que otras jurisdicciones locales que pueden tener autoridad fiscal.

Si tiene la suerte de ganar una casa de ensueño de HGTV, será responsable de los impuestos federales sobre la renta sobre el valor de la propiedad o las mejoras, más el impuesto sobre la renta estatal, según su estado de residencia. Eso significa que pagará impuestos a su tasa marginal porque el valor del premio se suma a los ingresos que haya obtenido del empleo y las inversiones.

Otro problema: la mayoría de los premios de casas de ensueño están ubicados en áreas con costos de vida más altos. Compuesto que aún más con los impuestos a la propiedad, el seguro de los propietarios de viviendas, los servicios públicos y los costos de mantenimiento son cargos recurrentes. Ah, y no olvidemos & # 8230, puede que tenga que amueblar el lugar.

La mayoría de las personas no pueden recibir el golpe si optan por quedarse con la propiedad, por lo que toman el dinero y huyen. Sin embargo, si elige la opción en efectivo, que en el ejemplo anterior es "solo" $ 1.262 millones, los federales le cobrarían un poco menos de $ 500,000. También deberías impuestos estatales sobre la renta, pero no habría ningún impuesto a la propiedad. Bonita y pequeña ganancia inesperada.

(LEER MÁS: Los costos reales de voltear la casa que HGTV no muestra & # 8217t)

Una instantánea de los ganadores anteriores

El ganador de 2007 terminó declarándose en bancarrota, en parte porque no podía pagar la mansión de $ 2.5 millones en Texas que ganó, aunque no por falta de esfuerzo. Enumeró el lugar por $ 5,5 millones, pero después de que entró en ejecución hipotecaria se vendió por $ 1,43 millones, $ 1 millón menos de lo que la comunidad inmobiliaria local dijo que valía.

La ganadora de 2008 habría tenido que pagar impuestos sobre las ventas de aproximadamente $ 700,000 más $ 20,000 más anualmente por impuestos a la propiedad, por lo que vendió su nueva casa en los Cayos de Florida por $ 1.65 millones. Pero solo 14 meses después, su comprador lo puso a la venta por $ 1.599 millones. Tardaron dos años más en venderse y por solo $ 899.000.

El impuesto sobre las ventas de la casa de 2009 fue de $ 500,000 y el impuesto a la propiedad fue de $ 25,000. Entonces, tres meses después de ganar la mansión de Sonoma, California, el ganador la vendió por $ 2.2 millones. El comprador fue el constructor, quien subió un 10% y lo vendió. Pero hubo un punto brillante: el ganador donó el contenido de la casa, valorado en $ 187,000, a la caridad.

La ganadora de 2010 también se hizo un gran corte de pelo cuando vendió la casa de Nuevo México que ganó. Lo puso en venta por $ 1.195 millones, solo para venderlo por $ 899,000.

Los ganadores de 2011 intentaron usar su nuevo albergue con acceso directo a las pistas de esquí de Vermont como casa de vacaciones, pero solo lograron usarlo cinco veces antes de decidirse a venderlo, informa Tedesco. El lugar se vendió por $ 2.7 millones, más de un millón menos que los $ 3.8 millones que HGTV dijo que valía.

La ganadora de 2019, Beverly Fulkerson de Osgood, Indiana, ganó un retiro de montaña de 3650 pies cuadrados en Montana.

Finalmente, el ganador del año pasado en HGTV Dream Home se llevó a casa una casa de 3,500 pies cuadrados valorada en más de $ 2 millones en Pittsburgh, Pensilvania.

Aún no se sabe cómo les está yendo a los dos últimos ganadores, pero la moraleja de esta historia sigue siendo clara: a menos que los ganadores de este tipo de obsequios planeen vender los lugares que ya poseen y mudarse, probablemente no puedan pagar el golpe. Por otro lado, vender sus ganancias, o tomar el efectivo en su lugar, podría resultar en una buena ganancia.


¿Qué sucede REALMENTE con los ganadores de la casa de ensueño de HGTV?

Ganar el sorteo de la casa de ensueño de HGTV suena perfecto, ¿verdad? No tan rápido & # 8230 Si la historia es una indicación, ¡resulta que el sueño en realidad puede ser más una pesadilla!

Para celebrar el 25 aniversario del sorteo Dream Home de HGTV, la popular red de cable no escatima en gastos. El ganador no solo recibirá una extensa casa junto al mar de 3,300 pies cuadrados a 10 minutos de Newport, Rhode Island, sino que obtendrá una hipoteca de $ 250,000 y una casa rodante nueva.

Suena como el premio perfecto, y sin duda millones de participantes anteriores han pensado lo mismo. Pero, todos somos adultos aquí, así que sabemos que si algo suena demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea.

La & # 8220Reality & # 8221 de la televisión en casa de realidad

Resulta que no es inusual que los ganadores de concursos como este se vean obligados a vender las propiedades porque no pueden pagar los impuestos sobre la renta, los impuestos sobre la propiedad o incluso el mantenimiento. Incluso los ganadores de remodelaciones de casas a menudo deben vender.

Según HGTV, solo uno de los primeros 10 ganadores de Dream House ha podido conservar sus ganancias. Solo seis de los primeros 21 ganadores vivieron en sus nuevas excavaciones durante más de un año.

La "sobreviviente" más larga, la ganadora de 1998, mantuvo la casa de sus sueños en Florida durante ocho años antes de venderla. Pero después de sacar una hipoteca sobre el lugar para pagar sus impuestos, según la revista Country Living, lo usó solo como propiedad de vacaciones.

Cuando se hizo evidente que la mayoría de los ganadores no podían quedarse con sus premios, muchos optaron por tomar la opción en efectivo que HGTV comenzó a ofrecer. Otros vendieron sus casas premiadas, a menudo a sus constructores, y rara vez a su valor total.

¿Cuál es el problema con las casas de ensueño, de todos modos?

Impuestos, sobre todo. Dado que las ganancias se consideran ingresos, el tío Sam quiere su parte. Y a menudo, también lo hace el estado en el que se encuentra la propiedad, al igual que otras jurisdicciones locales que pueden tener autoridad fiscal.

Si tiene la suerte de ganar una casa de ensueño de HGTV, será responsable de los impuestos federales sobre la renta sobre el valor de la propiedad o las mejoras, más el impuesto sobre la renta estatal, según su estado de residencia. Eso significa que pagará impuestos a su tasa marginal porque el valor del premio se suma a los ingresos que haya obtenido del empleo y las inversiones.

Otro problema: la mayoría de los premios de casas de ensueño están ubicados en áreas con costos de vida más altos. Compuesto que aún más con los impuestos a la propiedad, el seguro de los propietarios de viviendas, los servicios públicos y los costos de mantenimiento son cargos recurrentes. Ah, y no olvidemos & # 8230, puede que tenga que amueblar el lugar.

La mayoría de las personas no pueden recibir el golpe si optan por quedarse con la propiedad, por lo que toman el dinero y huyen. Sin embargo, si elige la opción en efectivo, que en el ejemplo anterior es "solo" $ 1.262 millones, los federales le cobrarían un poco menos de $ 500,000. También deberías impuestos estatales sobre la renta, pero no habría ningún impuesto a la propiedad. Bonita y pequeña ganancia inesperada.

(LEER MÁS: Los costos reales de voltear la casa que HGTV no muestra & # 8217t)

Una instantánea de los ganadores anteriores

El ganador de 2007 terminó declarándose en bancarrota, en parte porque no podía pagar la mansión de $ 2.5 millones en Texas que ganó, aunque no por falta de esfuerzo. Enumeró el lugar por $ 5,5 millones, pero después de que entró en ejecución hipotecaria se vendió por $ 1,43 millones, $ 1 millón menos de lo que la comunidad inmobiliaria local dijo que valía.

La ganadora de 2008 habría tenido que pagar impuestos sobre las ventas de aproximadamente $ 700,000 más $ 20,000 más anualmente por impuestos a la propiedad, por lo que vendió su nueva casa en los Cayos de Florida por $ 1.65 millones. Pero solo 14 meses después, su comprador lo puso a la venta por $ 1.599 millones. Tardaron dos años más en venderse y por solo $ 899.000.

El impuesto sobre las ventas de la casa de 2009 fue de $ 500,000 y el impuesto a la propiedad fue de $ 25,000. Entonces, tres meses después de ganar la mansión de Sonoma, California, el ganador la vendió por $ 2.2 millones. El comprador fue el constructor, quien subió un 10% y lo vendió. Pero hubo un punto brillante: el ganador donó el contenido de la casa, valorado en $ 187,000, a la caridad.

La ganadora de 2010 también se hizo un gran corte de pelo cuando vendió la casa de Nuevo México que ganó. Lo puso en venta por $ 1.195 millones, solo para venderlo por $ 899,000.

Los ganadores de 2011 intentaron usar su nuevo albergue con acceso directo a las pistas de esquí de Vermont como casa de vacaciones, pero solo lograron usarlo cinco veces antes de decidirse a venderlo, informa Tedesco. El lugar se vendió por $ 2.7 millones, más de un millón menos que los $ 3.8 millones que HGTV dijo que valía.

La ganadora de 2019, Beverly Fulkerson de Osgood, Indiana, ganó un retiro de montaña de 3650 pies cuadrados en Montana.

Finalmente, el ganador del año pasado en HGTV Dream Home se llevó a casa una casa de 3,500 pies cuadrados valorada en más de $ 2 millones en Pittsburgh, Pensilvania.

Aún no se sabe cómo les está yendo a los dos últimos ganadores, pero la moraleja de esta historia sigue siendo clara: a menos que los ganadores de este tipo de obsequios planeen vender los lugares que ya poseen y mudarse, probablemente no puedan pagar el golpe. Por otro lado, vender sus ganancias, o tomar el efectivo en su lugar, podría resultar en una buena ganancia.


¿Qué sucede REALMENTE con los ganadores de la casa de ensueño de HGTV?

Ganar el sorteo de la casa de ensueño de HGTV suena perfecto, ¿verdad? No tan rápido & # 8230 Si la historia es una indicación, ¡resulta que el sueño en realidad puede ser más una pesadilla!

Para celebrar el 25 aniversario del sorteo Dream Home de HGTV, la popular red de cable no escatima en gastos. El ganador no solo recibirá una extensa casa junto al mar de 3,300 pies cuadrados a 10 minutos de Newport, Rhode Island, sino que obtendrá una hipoteca de $ 250,000 y una casa rodante nueva.

Suena como el premio perfecto, y sin duda millones de participantes anteriores han pensado lo mismo. Pero, todos somos adultos aquí, así que sabemos que si algo suena demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea.

La & # 8220Reality & # 8221 de la televisión en casa de realidad

Resulta que no es inusual que los ganadores de concursos como este se vean obligados a vender las propiedades porque no pueden pagar los impuestos sobre la renta, los impuestos sobre la propiedad o incluso el mantenimiento. Incluso los ganadores de remodelaciones de casas a menudo deben vender.

Según HGTV, solo uno de los primeros 10 ganadores de Dream House ha podido conservar sus ganancias. Solo seis de los primeros 21 ganadores vivieron en sus nuevas excavaciones durante más de un año.

La "sobreviviente" más larga, la ganadora de 1998, mantuvo la casa de sus sueños en Florida durante ocho años antes de venderla. Pero después de sacar una hipoteca sobre el lugar para pagar sus impuestos, según la revista Country Living, lo usó solo como propiedad de vacaciones.

Cuando se hizo evidente que la mayoría de los ganadores no podían quedarse con sus premios, muchos optaron por tomar la opción en efectivo que HGTV comenzó a ofrecer. Otros vendieron sus casas premiadas, a menudo a sus constructores, y rara vez a su valor total.

¿Cuál es el problema con las casas de ensueño, de todos modos?

Impuestos, sobre todo. Dado que las ganancias se consideran ingresos, el tío Sam quiere su parte. Y a menudo, también lo hace el estado en el que se encuentra la propiedad, al igual que otras jurisdicciones locales que pueden tener autoridad fiscal.

Si tiene la suerte de ganar una casa de ensueño de HGTV, será responsable de los impuestos federales sobre la renta sobre el valor de la propiedad o las mejoras, más el impuesto sobre la renta estatal, según su estado de residencia. Eso significa que pagará impuestos a su tasa marginal porque el valor del premio se suma a los ingresos que haya obtenido del empleo y las inversiones.

Otro problema: la mayoría de los premios de casas de ensueño están ubicados en áreas con costos de vida más altos. Compuesto que aún más con los impuestos a la propiedad, el seguro de los propietarios de viviendas, los servicios públicos y los costos de mantenimiento son cargos recurrentes. Ah, y no olvidemos & # 8230, puede que tenga que amueblar el lugar.

La mayoría de las personas no pueden recibir el golpe si optan por quedarse con la propiedad, por lo que toman el dinero y huyen. Sin embargo, si elige la opción en efectivo, que en el ejemplo anterior es "solo" $ 1.262 millones, los federales le cobrarían un poco menos de $ 500,000. También deberías impuestos estatales sobre la renta, pero no habría ningún impuesto a la propiedad. Bonita y pequeña ganancia inesperada.

(LEER MÁS: Los costos reales de voltear la casa que HGTV no muestra & # 8217t)

Una instantánea de los ganadores anteriores

El ganador de 2007 terminó declarándose en bancarrota, en parte porque no podía pagar la mansión de $ 2.5 millones en Texas que ganó, aunque no por falta de esfuerzo. Enumeró el lugar por $ 5,5 millones, pero después de que entró en ejecución hipotecaria se vendió por $ 1,43 millones, $ 1 millón menos de lo que la comunidad inmobiliaria local dijo que valía.

La ganadora de 2008 habría tenido que pagar impuestos sobre las ventas de aproximadamente $ 700,000 más $ 20,000 más anualmente por impuestos a la propiedad, por lo que vendió su nueva casa en los Cayos de Florida por $ 1.65 millones. Pero solo 14 meses después, su comprador lo puso a la venta por $ 1.599 millones. Tardaron dos años más en venderse y por solo $ 899.000.

El impuesto sobre las ventas de la casa de 2009 fue de $ 500,000 y el impuesto a la propiedad fue de $ 25,000. So three months after winning the Sonoma, Calif., manse, the winner sold it for $2.2 million. The buyer was the builder, who marked it up 10% and resold it. But there was a bright spot – the winner donated the contents of the home, valued at $187,000, to charity.

The 2010 winner also took a big haircut when she sold the New Mexico house she won. She listed it for $1.195 million, only to sell it for $899,000.

The 2011 winners tried to use their new Vermont ski-in, ski-out lodge as a vacation home but only managed to use it five times before deciding to sell it, Tedesco reports. The place sold for $2.7 million, more than a million less than the $3.8 million HGTV said it was worth.

The 2019 winner, Beverly Fulkerson of Osgood, Ind., won a 3,650-square-foot Montana mountain retreat.

Finally, last year’s HGTV Dream Home winner took home a 3,500-square-foot house valued at more than $2 million in Pittsburgh, Pa.

There’s no word yet on how the last two winners are faring, but the moral of this story is still clear: unless winners of these types of giveaways plan to sell the places they already own and move, they probably can’t afford the hit. On the other hand, selling your winnings – or taking the cash instead – could result in a nice profit.


What REALLY Happens to HGTV Dream Home Winners?

Winning the HGTV Dream Home Giveaway sounds perfect, right? Not so fast…If history is any indication, it turns out that dream may actually be more of a nightmare!

To celebrate the 25th anniversary of HGTV’s Dream Home giveaway, the popular cable network is sparing no expense. Not only will the winner receive a sprawling 3,300-square-foot seaside house 10 minutes from Newport, Rhode Island, he or she will get a $250,000 mortgage and a brand new motor home.

It sounds like the perfect prize, and millions of past entrants no doubt have thought the same. But, we’re all adults here…so we know that if something sounds too good to be true, it probably is.

The “Reality” of Reality Home Television

As it turns out, it’s not unusual for winners of contests like this to be forced to sell the properties because they can’t afford the income taxes, property taxes or even the upkeep. Even winners of home make-overs must often sell.

According to HGTV, only one of the first 10 Dream House winners has been able to hang on to their winnings. Just six of the first 21 winners actually lived in their new digs for more than a year.

The longest “survivor,” the 1998 winner, kept her dream home in Florida for eight years before selling it. But after taking out a mortgage on the place to pay her taxes, according to Country Living magazine, she used it only as a vacation property.

When it became obvious that most winners were unable to keep their prizes, many opted to take the cash option HGTV began offering. Others sold their prize homes, often back to their builders, and rarely at full value.

What’s the Problem With Dream Homes, Anyway?

Taxes, mostly. Since the winnings are considered income, Uncle Sam wants his cut. And often, so does the state in which the property is located, as do other local jurisdictions which may have taxing authority.

If you’re lucky enough to win an HGTV Dream Home, you’ll be responsible for federal income taxes on the value of the property or improvements, plus state income tax, depending on your state of residence. That means you’ll pay taxes at your marginal rate because the value of the prize is on top of any income you’ve earned from employment and investments.

Another problem: Most dream home prizes are located in areas with higher costs of living. Compound that even further with property taxes, homeowners’ insurance, utilities and maintenance costs are recurring charges. Oh, and let’s not forget…you may have to furnish the place.

Most people can’t take the hit if they opt to keep the property, so they take the money and run. However, if you take the cash option, which in the example above is “just” $1.262 million, the feds would ding you for slightly less than $500,000. You’d also owe state income taxes, but there wouldn’t by any property taxes. Nice little windfall.

(READ MORE: The Real Costs of House Flipping That HGTV Doesn’t Show You)

A Snapshot of Past Winners

The 2007 winner actually ended up declaring bankruptcy, in part because he couldn’t afford the $2.5 million Texas mansion he won, though not for lack of effort. He listed the place for $5.5 million, but after it went into foreclosure it sold for $1.43 million – $1 million less than the local real estate community said it was worth.

The 2008 winner would have had to pay sales tax of roughly $700,000 plus $20,000 more annually for property taxes, so she sold her new Florida Keys house for $1.65 million. But just 14 months later, her buyer listed it for sale $1.599 million. It took two more years to sell, and for only $899,000.

The sales tax on the 2009 house was $500,000, and the property tax was $25,000. So three months after winning the Sonoma, Calif., manse, the winner sold it for $2.2 million. The buyer was the builder, who marked it up 10% and resold it. But there was a bright spot – the winner donated the contents of the home, valued at $187,000, to charity.

The 2010 winner also took a big haircut when she sold the New Mexico house she won. She listed it for $1.195 million, only to sell it for $899,000.

The 2011 winners tried to use their new Vermont ski-in, ski-out lodge as a vacation home but only managed to use it five times before deciding to sell it, Tedesco reports. The place sold for $2.7 million, more than a million less than the $3.8 million HGTV said it was worth.

The 2019 winner, Beverly Fulkerson of Osgood, Ind., won a 3,650-square-foot Montana mountain retreat.

Finally, last year’s HGTV Dream Home winner took home a 3,500-square-foot house valued at more than $2 million in Pittsburgh, Pa.

There’s no word yet on how the last two winners are faring, but the moral of this story is still clear: unless winners of these types of giveaways plan to sell the places they already own and move, they probably can’t afford the hit. On the other hand, selling your winnings – or taking the cash instead – could result in a nice profit.


What REALLY Happens to HGTV Dream Home Winners?

Winning the HGTV Dream Home Giveaway sounds perfect, right? Not so fast…If history is any indication, it turns out that dream may actually be more of a nightmare!

To celebrate the 25th anniversary of HGTV’s Dream Home giveaway, the popular cable network is sparing no expense. Not only will the winner receive a sprawling 3,300-square-foot seaside house 10 minutes from Newport, Rhode Island, he or she will get a $250,000 mortgage and a brand new motor home.

It sounds like the perfect prize, and millions of past entrants no doubt have thought the same. But, we’re all adults here…so we know that if something sounds too good to be true, it probably is.

The “Reality” of Reality Home Television

As it turns out, it’s not unusual for winners of contests like this to be forced to sell the properties because they can’t afford the income taxes, property taxes or even the upkeep. Even winners of home make-overs must often sell.

According to HGTV, only one of the first 10 Dream House winners has been able to hang on to their winnings. Just six of the first 21 winners actually lived in their new digs for more than a year.

The longest “survivor,” the 1998 winner, kept her dream home in Florida for eight years before selling it. But after taking out a mortgage on the place to pay her taxes, according to Country Living magazine, she used it only as a vacation property.

When it became obvious that most winners were unable to keep their prizes, many opted to take the cash option HGTV began offering. Others sold their prize homes, often back to their builders, and rarely at full value.

What’s the Problem With Dream Homes, Anyway?

Taxes, mostly. Since the winnings are considered income, Uncle Sam wants his cut. And often, so does the state in which the property is located, as do other local jurisdictions which may have taxing authority.

If you’re lucky enough to win an HGTV Dream Home, you’ll be responsible for federal income taxes on the value of the property or improvements, plus state income tax, depending on your state of residence. That means you’ll pay taxes at your marginal rate because the value of the prize is on top of any income you’ve earned from employment and investments.

Another problem: Most dream home prizes are located in areas with higher costs of living. Compound that even further with property taxes, homeowners’ insurance, utilities and maintenance costs are recurring charges. Oh, and let’s not forget…you may have to furnish the place.

Most people can’t take the hit if they opt to keep the property, so they take the money and run. However, if you take the cash option, which in the example above is “just” $1.262 million, the feds would ding you for slightly less than $500,000. You’d also owe state income taxes, but there wouldn’t by any property taxes. Nice little windfall.

(READ MORE: The Real Costs of House Flipping That HGTV Doesn’t Show You)

A Snapshot of Past Winners

The 2007 winner actually ended up declaring bankruptcy, in part because he couldn’t afford the $2.5 million Texas mansion he won, though not for lack of effort. He listed the place for $5.5 million, but after it went into foreclosure it sold for $1.43 million – $1 million less than the local real estate community said it was worth.

The 2008 winner would have had to pay sales tax of roughly $700,000 plus $20,000 more annually for property taxes, so she sold her new Florida Keys house for $1.65 million. But just 14 months later, her buyer listed it for sale $1.599 million. It took two more years to sell, and for only $899,000.

The sales tax on the 2009 house was $500,000, and the property tax was $25,000. So three months after winning the Sonoma, Calif., manse, the winner sold it for $2.2 million. The buyer was the builder, who marked it up 10% and resold it. But there was a bright spot – the winner donated the contents of the home, valued at $187,000, to charity.

The 2010 winner also took a big haircut when she sold the New Mexico house she won. She listed it for $1.195 million, only to sell it for $899,000.

The 2011 winners tried to use their new Vermont ski-in, ski-out lodge as a vacation home but only managed to use it five times before deciding to sell it, Tedesco reports. The place sold for $2.7 million, more than a million less than the $3.8 million HGTV said it was worth.

The 2019 winner, Beverly Fulkerson of Osgood, Ind., won a 3,650-square-foot Montana mountain retreat.

Finally, last year’s HGTV Dream Home winner took home a 3,500-square-foot house valued at more than $2 million in Pittsburgh, Pa.

There’s no word yet on how the last two winners are faring, but the moral of this story is still clear: unless winners of these types of giveaways plan to sell the places they already own and move, they probably can’t afford the hit. On the other hand, selling your winnings – or taking the cash instead – could result in a nice profit.


What REALLY Happens to HGTV Dream Home Winners?

Winning the HGTV Dream Home Giveaway sounds perfect, right? Not so fast…If history is any indication, it turns out that dream may actually be more of a nightmare!

To celebrate the 25th anniversary of HGTV’s Dream Home giveaway, the popular cable network is sparing no expense. Not only will the winner receive a sprawling 3,300-square-foot seaside house 10 minutes from Newport, Rhode Island, he or she will get a $250,000 mortgage and a brand new motor home.

It sounds like the perfect prize, and millions of past entrants no doubt have thought the same. But, we’re all adults here…so we know that if something sounds too good to be true, it probably is.

The “Reality” of Reality Home Television

As it turns out, it’s not unusual for winners of contests like this to be forced to sell the properties because they can’t afford the income taxes, property taxes or even the upkeep. Even winners of home make-overs must often sell.

According to HGTV, only one of the first 10 Dream House winners has been able to hang on to their winnings. Just six of the first 21 winners actually lived in their new digs for more than a year.

The longest “survivor,” the 1998 winner, kept her dream home in Florida for eight years before selling it. But after taking out a mortgage on the place to pay her taxes, according to Country Living magazine, she used it only as a vacation property.

When it became obvious that most winners were unable to keep their prizes, many opted to take the cash option HGTV began offering. Others sold their prize homes, often back to their builders, and rarely at full value.

What’s the Problem With Dream Homes, Anyway?

Taxes, mostly. Since the winnings are considered income, Uncle Sam wants his cut. And often, so does the state in which the property is located, as do other local jurisdictions which may have taxing authority.

If you’re lucky enough to win an HGTV Dream Home, you’ll be responsible for federal income taxes on the value of the property or improvements, plus state income tax, depending on your state of residence. That means you’ll pay taxes at your marginal rate because the value of the prize is on top of any income you’ve earned from employment and investments.

Another problem: Most dream home prizes are located in areas with higher costs of living. Compound that even further with property taxes, homeowners’ insurance, utilities and maintenance costs are recurring charges. Oh, and let’s not forget…you may have to furnish the place.

Most people can’t take the hit if they opt to keep the property, so they take the money and run. However, if you take the cash option, which in the example above is “just” $1.262 million, the feds would ding you for slightly less than $500,000. You’d also owe state income taxes, but there wouldn’t by any property taxes. Nice little windfall.

(READ MORE: The Real Costs of House Flipping That HGTV Doesn’t Show You)

A Snapshot of Past Winners

The 2007 winner actually ended up declaring bankruptcy, in part because he couldn’t afford the $2.5 million Texas mansion he won, though not for lack of effort. He listed the place for $5.5 million, but after it went into foreclosure it sold for $1.43 million – $1 million less than the local real estate community said it was worth.

The 2008 winner would have had to pay sales tax of roughly $700,000 plus $20,000 more annually for property taxes, so she sold her new Florida Keys house for $1.65 million. But just 14 months later, her buyer listed it for sale $1.599 million. It took two more years to sell, and for only $899,000.

The sales tax on the 2009 house was $500,000, and the property tax was $25,000. So three months after winning the Sonoma, Calif., manse, the winner sold it for $2.2 million. The buyer was the builder, who marked it up 10% and resold it. But there was a bright spot – the winner donated the contents of the home, valued at $187,000, to charity.

The 2010 winner also took a big haircut when she sold the New Mexico house she won. She listed it for $1.195 million, only to sell it for $899,000.

The 2011 winners tried to use their new Vermont ski-in, ski-out lodge as a vacation home but only managed to use it five times before deciding to sell it, Tedesco reports. The place sold for $2.7 million, more than a million less than the $3.8 million HGTV said it was worth.

The 2019 winner, Beverly Fulkerson of Osgood, Ind., won a 3,650-square-foot Montana mountain retreat.

Finally, last year’s HGTV Dream Home winner took home a 3,500-square-foot house valued at more than $2 million in Pittsburgh, Pa.

There’s no word yet on how the last two winners are faring, but the moral of this story is still clear: unless winners of these types of giveaways plan to sell the places they already own and move, they probably can’t afford the hit. On the other hand, selling your winnings – or taking the cash instead – could result in a nice profit.


What REALLY Happens to HGTV Dream Home Winners?

Winning the HGTV Dream Home Giveaway sounds perfect, right? Not so fast…If history is any indication, it turns out that dream may actually be more of a nightmare!

To celebrate the 25th anniversary of HGTV’s Dream Home giveaway, the popular cable network is sparing no expense. Not only will the winner receive a sprawling 3,300-square-foot seaside house 10 minutes from Newport, Rhode Island, he or she will get a $250,000 mortgage and a brand new motor home.

It sounds like the perfect prize, and millions of past entrants no doubt have thought the same. But, we’re all adults here…so we know that if something sounds too good to be true, it probably is.

The “Reality” of Reality Home Television

As it turns out, it’s not unusual for winners of contests like this to be forced to sell the properties because they can’t afford the income taxes, property taxes or even the upkeep. Even winners of home make-overs must often sell.

According to HGTV, only one of the first 10 Dream House winners has been able to hang on to their winnings. Just six of the first 21 winners actually lived in their new digs for more than a year.

The longest “survivor,” the 1998 winner, kept her dream home in Florida for eight years before selling it. But after taking out a mortgage on the place to pay her taxes, according to Country Living magazine, she used it only as a vacation property.

When it became obvious that most winners were unable to keep their prizes, many opted to take the cash option HGTV began offering. Others sold their prize homes, often back to their builders, and rarely at full value.

What’s the Problem With Dream Homes, Anyway?

Taxes, mostly. Since the winnings are considered income, Uncle Sam wants his cut. And often, so does the state in which the property is located, as do other local jurisdictions which may have taxing authority.

If you’re lucky enough to win an HGTV Dream Home, you’ll be responsible for federal income taxes on the value of the property or improvements, plus state income tax, depending on your state of residence. That means you’ll pay taxes at your marginal rate because the value of the prize is on top of any income you’ve earned from employment and investments.

Another problem: Most dream home prizes are located in areas with higher costs of living. Compound that even further with property taxes, homeowners’ insurance, utilities and maintenance costs are recurring charges. Oh, and let’s not forget…you may have to furnish the place.

Most people can’t take the hit if they opt to keep the property, so they take the money and run. However, if you take the cash option, which in the example above is “just” $1.262 million, the feds would ding you for slightly less than $500,000. You’d also owe state income taxes, but there wouldn’t by any property taxes. Nice little windfall.

(READ MORE: The Real Costs of House Flipping That HGTV Doesn’t Show You)

A Snapshot of Past Winners

The 2007 winner actually ended up declaring bankruptcy, in part because he couldn’t afford the $2.5 million Texas mansion he won, though not for lack of effort. He listed the place for $5.5 million, but after it went into foreclosure it sold for $1.43 million – $1 million less than the local real estate community said it was worth.

The 2008 winner would have had to pay sales tax of roughly $700,000 plus $20,000 more annually for property taxes, so she sold her new Florida Keys house for $1.65 million. But just 14 months later, her buyer listed it for sale $1.599 million. It took two more years to sell, and for only $899,000.

The sales tax on the 2009 house was $500,000, and the property tax was $25,000. So three months after winning the Sonoma, Calif., manse, the winner sold it for $2.2 million. The buyer was the builder, who marked it up 10% and resold it. But there was a bright spot – the winner donated the contents of the home, valued at $187,000, to charity.

The 2010 winner also took a big haircut when she sold the New Mexico house she won. She listed it for $1.195 million, only to sell it for $899,000.

The 2011 winners tried to use their new Vermont ski-in, ski-out lodge as a vacation home but only managed to use it five times before deciding to sell it, Tedesco reports. The place sold for $2.7 million, more than a million less than the $3.8 million HGTV said it was worth.

The 2019 winner, Beverly Fulkerson of Osgood, Ind., won a 3,650-square-foot Montana mountain retreat.

Finally, last year’s HGTV Dream Home winner took home a 3,500-square-foot house valued at more than $2 million in Pittsburgh, Pa.

There’s no word yet on how the last two winners are faring, but the moral of this story is still clear: unless winners of these types of giveaways plan to sell the places they already own and move, they probably can’t afford the hit. On the other hand, selling your winnings – or taking the cash instead – could result in a nice profit.


Ver el vídeo: Canasta familiar y súper por un año a ganadores de concurso Diseña el Afiche Bicentenario (Diciembre 2021).